Otro que no deja de pronunciar discursos proselitistas cuyos objetivos serían similares a los de la senadora es Nicanor Duarte Frutos (Mov. Progresista), mientras continúa en el más absoluto silencio el senador (Añetete) Juan Carlos Galaverna, el primero en manifestar su interés en el cargo.

Samaniego, a quien le cupo presidir la Junta de Gobierno tras el paso a la llanura del coloradismo (2008), sacó a relucir su condición de tal, sin expresarlo tácticamente. Con tono conciliador puso de resalto la ausencia del partido en el debate y el conflicto. No se da la unidad porque el “gran árbitro” está ausente, dijo refiriéndose a la ANR. “Hoy el partido no está lastimosamente, y entonces hace falta el diálogo”, destacó en torno más de ofrecimiento que de amable crítica al actual presidente Pedro Alliana, cartista.

Agregó que es necesaria la recuperación de la unidad en la ANR, “en donde se escuchen todas las voces, con respeto a todos, sin necesidad de pensar todos iguales. Hace falta que el partido esté porque precisa de protagonismo y para que todas las voces puedan ser escuchadas y ahí no tienen que existir sectores ni pequeños ni grandes, pues el partido es amplio”. 

La senadora disidente del cartismo que hoy lidera la tercera fuerza parlamentaria del coloradismo se cuidó de no criticar a los involucrados en los conflictos. Ni al presidente ni al expresidente, los dos actores de la polarización colorada, tampoco a Javier Zacarías Irún, ni a Eduardo Petta ni a Nancy Ovelar.

Por su parte, Duarte Frutos, que no deja de pronunciar discursos políticos hasta en los actos oficiales de Yacyretá, que dirige en el lado paraguayo, centró sus críticas en Cartes, poniéndose también en comparación de cuando dejó el gobierno, en un intento por agradar al movimiento oficialista Añetete, que duda hasta ahora entre dar o no su apoyo a uno de los suyos, el senador Juan Carlos Galaverna, el único que hasta ahora declaró oficialmente su interés en presidir la Junta de Gobierno y cuya estrategia se resume en el más absoluto silencio frente a todas las situaciones que se van produciendo. 

Los colorados deberán ir a las urnas a mediados del 2020 para renovar todas sus autoridades y elegir candidatos municipales.