También estuvieron presentes del encuentro, la ministra de la Niñez y Adolescencia, Teresa Martínez, concejalas de diferentes ciudades del país, como así autoridades de entes públicos y privados.

La senadora Lilian Samaniego, en parte su discurso expresó su agradecimiento a las mujeres sin distinción de partidos políticos, donde agregó que, «nos une buscar el protagonismo de las mujeres para mejorar nuestro país y la presencia de ustedes de forma masiva e inclusive algunas que han venido del interior del país”.

La legisladora recordó la lucha de la mujer paraguaya en aquel entonces, haciendo referencia a la  Guerra contra la Triple Alianza (1865-1870). “El 24 de febrero es una fecha en que cada año se reconoce el apoyo y la participación de las mujeres que tenían como objetivo defender nuestra nación. Se nuclearon en 1867  en la primera Asamblea de Mujeres Paraguayas, que tuvo como lugar de reunión en la plaza de Mayo de Asunción”, significó.

Según la historiadora Ana Barreto, en su libro (Mujeres que hicieron historia), estas reuniones se hicieron en ese año en enero – febrero, y se hacían en las casas de las mujeres de la alta sociedad, y hablaban de que estaban dispuestas a salir a luchar por nuestra patria; finalmente, formaron una comisión de mujeres que salió a recolectar las joyas de aquellas que querían donarlas y en cada ciudad recogían estas joyas y los jueces de paz de cada comunidad entregaban un recibo y anotaban en un listado los nombres de las mujeres que donaban sus joyas y finalmente estos nombres están en el libro de oro que se le entregó a Francisco Solano López, presidente constitucional de la República del Paraguay entre 1862 y 1870, dice parte del relato histórico.

Después, en 1974 la profesora doctora Idalia Flores de Zarza, propuso que el 24 de febrero, sea reconocido como el día de la Mujer Paraguaya.

“No podemos dejar de reconocer a la mujer guaraní de la época de las colonias, a las Residentas, a enfermeras y madrinas de la Guerra del Chaco, que entregaron su convicción, sacrificio y participación para luchar por nuestro país, para mejorar nuestra sociedad y de sus familias”, refirió.

“Por eso, las mujeres tenemos que ser protagonistas de una revolución, que debe ser inminentemente cultural, hoy en día el protagonismo de la mujer trasciende, la mujer paraguaya es un agente social de cambio porque está administrando y liderando áreas y ámbitos que antes eran exclusivamente de los varones y lo está haciendo con mucha idoneidad y compromiso hacia nuestro país”, reconocía la Senadora.

Igualmente, habló de la equidad entre el hombre y la mujer, que  es una cuenta pendiente y es algo que tiene que motivar a las mujeres mantenerse unidas las mujeres, hasta lograr el objetivo porque sigue habiendo discriminación, machismo y un alto porcentaje de violencia.

“Nosotras no queremos confrontar con el varón, ese no es nuestro espíritu, sí queremos el reconocimiento que todo el día damos las mujeres en esta sociedad, necesitamos de un Estado que garantice el espacio legítimo que tenemos las mujeres, necesitamos líderes comprometidas con nuestras causas”, puntualizó.  

Por último, mencionó que si queremos un país justo, equitativo, democrático y desarrollado, necesitamos derivar las barreras e incluir a las mujeres en el trabajo, la cultura, economía e instituciones públicas.

El público pudo deleitarse con un momento cultural, a cargo de la Orquesta Sinfónica de la Policía Nacional, con la interpretación de la cantante Lisa Ríos, integrantes del ballet artístico de Paraguay Ñe’ẽ, el ballet Municipal de Asunción y de la Academia Internacional Panambi Jeroky, que ofreció un baile folclórico del país.

La actividad se llevó a cabo en la Sala Bicameral del Congreso Nacional.